Gestión de Flotas

Betterways proporciona soluciones de software para la planificación y gestión de las flotas de distribución.

Leer Más

El gestor de flotas tiene una flota limitada con vehículos de distintas características, una red de puntos de distribución y una lista de pedidos. La primera tarea es un proceso global para calcular la ruta óptima para cada uno de los vehículos para atender todos los pedidos en un tiempo mínimo, consiguiendo simultáneamente la máxima productividad de los recursos y la plena satisfacción de los clientes con los servicios.

En los últimos años, el desarrollo e integración de las tecnologías de comunicación y localización han impulsado la aparición de herramientas de conectividad y productividad al alcance de todos. En el campo de la logística, y con el fin de mejorar su competitividad, muchas empresas, valiéndose de estas herramientas, han empezado a ofrecer servicios mediante los cuales pretenden dar respuesta a las necesidades del cliente prácticamente en el momento en el que lo requiere. Podemos encontrar distintos perfiles de esta dinámica en casos como empresas de paquetería, taxis por llamada/app, taxis compartidos, ventas on-line, servicios de transporte bajo demanda, shuttle bus de corporaciones, o cooperativas de distribución. Así pues la planificación inicial va a dejar de ser óptima rápidamente a medida que se vayan produciendo eventos tales como nuevos pedidos, averías, incidentes, congestiones imprevistas, etc.

El sistema de gestión dinámica es el que se ha de encargar de hacer una re-planificación que mantenga un funcionamiento óptimo de los recursos en función de las prioridades y objetivos de la compañía.

Existe un amplio rango de opciones de gestión que dependen de factores como el grado de dinamismo, el pooling, el clustering, el ancho de las ventanas de atención o la opción de políticas proactivas.

A diferencia del problema estático tradicional, donde los clientes son conocidos con anticipación y con base a ello se construyen rutas que no cambian durante la ejecución del plan, el problema dinámico de rutas plantea la posibilidad de aceptar nuevos clientes o cambios en la demanda, por lo que las rutas son construidas a medida que la nueva información se va revelando al gestor. Para llevar a cabo este proceso de una forma eficaz, el gestor debe tener a la mano información en tiempo real que le permita conocer por un lado la situación en tiempo real de sus vehículos en operación y por otro lado, la situación del entorno donde se realiza el servicio. De esta manera, cuando la operación de rutas se realiza dentro de un entorno urbano, es conveniente contar con información precisa sobre las condiciones actuales y futuras del tráfico para la gestión de los vehículos, rutas y pedidos. Las rutas construidas con información dependiente del tiempo consiguen un ahorro en cuanto a tiempo de viaje total respecto a las rutas construidas en base a información estática.

Puesto que el principal evento no previsto en una gestión dinámica de rutas de vehículos es la llegada de un nuevo cliente, Betterways cuenta con un algoritmo de optimización que permite encontrar soluciones de menor coste a gran velocidad, que permiten ofrecer una respuesta inmediata al cliente sobre el servicio solicitado. Así mismo se puede optar por distintas políticas reactivas y proactivas en función de la capacidad de reacción del que dispone el gestor y el conocimiento previo que se pueda tener acerca de la demanda y que pueda permitir al gestor aprovechar los tiempos en que los vehículos se encuentran en espera de iniciar un servicio.

Estas políticas permiten al gestor, ante la llegada de nuevo cliente, decidir asignar inmediatamente la nueva orden a un vehículo o bien, enviarla a un pool de órdenes y asignarla posteriormente cuando tenga un mejor conocimiento de la demanda. Bajo ciertos criterios de aceptación, es posible para el gestor realizar asignaciones de un pool de órdenes sin que ello implique una pérdida en la calidad de la solución.

Otro tipo de políticas corresponde a las estrategias proactivas donde el gestor tiene un cierto conocimiento probabilístico de la demanda y lo aprovecha para anticiparse a una posible llamada de un nuevo cliente. El efecto directo es que se puede minimizar el coste cuando el gestor ordena a los vehículos esperar en el lugar de que vuelvan al parking de la compañía.

En el caso de eventos disruptivos como son los cambios repentinos en tiempos de viaje debido a congestiones o demoras en tiempos de servicio que pueden poner en riesgo el servicio en clientes previamente asignados a una ruta. En este caso, el algoritmo de optimización ayuda al gestor de rutas a mejorar su nivel de servicio al reasignar los clientes con riesgo de no recibir sus servicios dentro de las ventanas de tiempo requeridas.

Betterways pone a servicio del cliente un amplio rango de conocimientos y tecnologías para calibrar un sistema de forma óptima según sus necesidades y prioridades.